El Proyecto se ubica en uno de los barrios más exclusivos de Madrid, se trata del salón de Rafael Dueñas, peluquería de referencia en la capital.

La intervención se centra en conectar el espacio interior con la calle, captando la luz natural y reflejando la actividad exterior en el interior.

Se proyecta una fachada interior de doble altura, con vidrio de espejo oscuro, que dota de profundidad y sofisticación. Detrás de esta fachada, se esconden los espacios auxiliares y de servicio.

El espacio se vuelca a los clientes para conseguir una cercanía, sofisticación y singularidad que refleja su actividad profesional.